Superposición del sitio

Quién es Ana González Medialdea

Compartirte quién soy en palabras me resulta difícil, porque sobre todo lo siento. Es más sentimiento y sensación que concepto.

Lo que sí puedo poner en palabras es que a lo que más me he dedicado es, sin duda, a adentrarme en mi para investigar sobre el origen de mi existencia y procesos inconscientes, así como los del ser humano en general.

Nací en Santander y desde niña me sentí atraída por la auto indagación, iniciando hacía los once años un viaje interior que continúa a día de hoy y que, a pesar de haber viajado por buena parte del mundo, es el más apasionante y complejo de todos los que he realizado hasta ahora.

En paralelo y de forma no casual, a esa misma edad inicio otro viaje: el deportivo. Primero en el ámbito del atletismo y posteriormente como jugadora profesional de voleibol e integrante de la selección española.

Esta circunstancia me lleva, por un lado, a familiarizarme con dos ámbitos fundamentales en la vida de toda persona: uno individual y otro de equipo, ya sea pareja, familia, empresa, sociedad, etc. Y por otro lado, a viajar por el mundo y vivir en otras ciudades, principalmente Madrid y Barcelona.

Los inicios de mi trayectoria profesional tuvieron lugar en el ámbito de la empresa, transcurriendo el periodo más largo en una empresa familiar. Tras el trágico fallecimiento del fundador y propietario de dicha empresa, decido crear el proyecto que venía gestando mi corazón para ponerlo al servicio de la sociedad.

Actualmente acompaño y asesoro a personas, familias y empresas en su propia Xperiencia de autoconocimiento y desarrollo, como camino para mejorar sus vidas tanto en bienestar y satisfacción personal y profesional, como en resultados.

Facilito ese camino desde el compromiso y la confianza mutua, sintiendo con autenticidad como la persona, el sistema familiar y/o empresarial con el que estoy trabajando en cada momento va a descubrir y lograr aquello que necesita.

Se trata de un proyecto que es en sí mismo una invitación clara a darnos cuenta de cuán atados estamos a nuestros puntos de vista y creencias limitantes, de forma que nos abramos a la posibilidad de ir más allá con la finalidad de reencontrar la verdadera esencia creadora ilimitada del ser humano.

Has venido a brillar. No te distraigas.

Con amor. Ana