ACerca del Método C-ARE

El Método C-ARE es el resultado de la respuesta a una pregunta y a una decisión, consecuencia de esa respuesta.

Como ya he compartido en ACerca de Anagmedialdea, cuando tenía 11 años me adentré en un viaje interior movida por la necesidad de encontrar respuestas a algunas preguntas. Una de esas preguntas fue: ¿para qué estoy aquí?. Con los años cambié esa pregunta por otra que me ayudó más a encontrar la respuesta. La nueva pregunta fue: ¿qué me está pidiendo la vida que haga?.

Una vez que descubrí la respuesta, tomé la decisión de crear un método que integrase lo mejor de lo que más me había ayudado en mi trabajo personal, para crear la vida que me hace feliz. Y así, con pasión, consciencia, amor, determinación, alegría, innovación, disfrute y confianza es como doy a luz al Método C-ARE.

Durante su concepción y creación hubo también momentos en los que sentí vértigo y miedo pero la determinación, el convencimiento de su utilidad y la pasión que siente mi corazón con mi trabajo, fueron mucho más fuertes que mis miedos y me ayudaron a seguir con la firmeza que da sentir que estás haciendo lo que tienes que hacer y que a su vez, es lo mejor que sabes hacer y lo que te hace feliz.

Misión, Visión y Valores:

Misión: Ayudar a personas y organizaciones a lograr su máximo potencial y “Hacer desde el Ser”. Es decir, desde la felicidad, la confianza, el bienestar y la abundancia.

Visión: Llegar a cuántas más personas y organizaciones a lo largo y ancho del planeta para contribuir a una sociedad más feliz, sana, consciente y abundante.

Una sociedad feliz, sana, consciente y abundante para crear una economía consciente, colaborativa y abundante.

Valores:

AMOR          CONFIANZA         CONSCIENCIA         DETERMINACIÓN

VALENTIA           LIBERTAD           PASIÓN Y ENTUSIASMO          FELICIDAD

El Método C-ARE es, en su esencia, un proceso de transformación personal y profesional (el uno es al otro como el otro es al uno) que integra de forma equilibrada y armónica según las necesidades de cada actor del proceso, una triada transformadora: Coaching profesional y profundo, Psicología de los Eneatipos y Terapia Sistémica, a la que se une la experiencia-aprendizaje de mi propio viaje de transformación.

Coaching profesional:

Consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas.

Mediante el proceso de coaching, la persona profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida. Supone una oportunidad, un desarrollo personal y una experiencia de aprendizaje y transformación.

Psicología de los Eneatipos:

Desde el mismo instante del nacimiento, cada persona es distinta y única. Sin embargo, todos tenemos algo en común: la búsqueda del amor, la aceptación y el reconocimiento de los demás, especialmente de padres, abuelos y profesores durante la infancia.

Para lograr ese objetivo, ya desde el nacimiento vamos construyendo una personalidad marcada por las estrategias inconscientes que adoptamos para conseguir el amor de los demás. Una personalidad con la que nos identificamos pero que dista mucho de quienes somos realmente.

El verdadero auto conocimiento implica descubrir esas estrategias y recorrer un camino de observación y toma de conciencia que lleve a “sentir y conectar con la esencia de quiénes somos”. Ese estado y espacio interior donde es posible encontrar el máximo potencial de cada uno, para que el inicialmente imposible se transforma en un realmente posible. 

Terapia Sistémica:

Cada fenómeno o comportamiento ocurre dentro de un contexto y sólo éste le da un significado a los eventos. Entender la organización y el funcionamiento de un sistema de pertenencia permite llevar luz a los vínculos entre las personas y con una nueva comprensión de los comportamientos, sentimientos, pensamientos y palabras es posible facilitar un movimiento hacia la diferenciación.

Familias o grupos que no desarrollan una habilidad en danzar con la necesidad de autorrealización de cada uno y mantener la profunda vivencia de pertenencia, no consiguen crecer creativamente, sea a nivel psicológico, existencial y/o espiritual.

Allí donde no hay energía para vivir la separación como crecimiento de uno mismo y del todo, no hay una autentica realización. Cada generación transmite a la siguiente consciente e inconscientemente cómo tiene que estar y cómo tiene que ser en las relaciones y en la vida, construyendo una invisible red que nos atrapa en modelos repetidos acerca del sufrimiento, del poder, del amor. Ser hombres y ser mujeres, ser padres o ser hijos.

Tomar conciencia de todo lo relativo al sistema familiar, permite al mismo tiempo que honramos y amamos profundamente la familia a la que pertenecemos, realizarnos como individuos.

Aprendizaje desde la propia Experiencia:

El trabajo personal de tomas de conciencia y auto conocimiento para poder aportar lo mejor de mí y descubrir el motor de mi vida personal y profesional, me ha permitido adquirir un aprendizaje y visión holística del Ser Humano que complementa mi formación de forma práctica y eficaz. Es lo que constituye la diferenciación y el valor añadido del Método C-ARE y de mi labor como Coach y Terapeuta.